Petting, el sexo sin coito

Una de las últimas corrientes sexuales es el petting que se basa, como ya puedes leer en el título, en tener sexo sin que haya coito, es decir, sin que haya penetración. Se trata de una práctica en donde pueden intervenir todos los besos, caricias, juegos sexuales y hasta masturbación que queramos… eso si, en ningún momento puede haber penetración.
Puede parecer algo aburrido desde un primer momento porque tenemos la mente demasiado cerrada: pensamos que no hay vida después de la penetración, y esto no tiene por qué ser así.
A continuación te vamos a explicar algunos de los principios básicos del petting.

Características del petting

-Lo primero que tienes que saber es que se trata de una técnica en donde tenemos que abrir nuestra mente. Recuerda en tu adolescencia, cuando todavía no te habías acostado con tu pareja, que lo único que hacíais era acariciaros y besaros hasta que las cosas cambiaron de plano.
Esto no es algo que solo se pueda realizar en la adolescencia, los adultos también lo pueden hacer y disfrutar de las relaciones a un nuevo nivel que jamás habrían creído posible.

La boca: el principal arma de esta práctica

La boca se considera uno de los recursos básicos para poder experimentar esta práctica. Puedes utilizarla tal y como te dé la gana; puedes besar, acariciar, lamer… cualquier parte de tu pareja que puedas considerar atractiva. Además, también puedes añadir algunos elementos como nata, chocolate, crema o cualquier tipo de lubricante que sea placentero.

Masturbación

Eso si, no nos vamos a quedar a medias ya que tenemos el recurso de la masturbación. Prueba nuevas técnicas en este ámbito y verás cómo los dos sois capaces de llegar al placer de una forma de lo más especial.

Tu llamada más caliente