Años fingiendo orgasmos

¿Por qué fingimos un orgasmo? ¿La otra persona puede darse cuenta? ¿Es saludable para la relación? Cuando una pareja lleva años juntos puede desbocar en el aburrimiento ocasionando que las relaciones sexuales sean cada vez cada menos tiempo y a su vez más fingidas. Si llevas años fingiendo orgasmos quizás deberías leer este artículo.

Un hombre podría llegar a disimular un orgasmo si su pareja no le ve quitarse el preservativo o si normalmente tiene muy poco semen y su pareja no lo nota diciéndole que si termino, pero suele ser mucho más complicado fingir un orgasmo para el que para ella.

Años fingiendo orgasmos

Conocí de cerca el caso de una mujer que se pasó 7 años fingiendo orgasmos, no lo hacía porque quisiera era más bien el sacrificio que tenía que soportar por temor a la soledad.

La soledad la arrastro a comenzar una relación de pareja con el que era su mejor amigo y acabo fingiendo solo por no dañar a su pareja, años de duro teatro en el que cuando se quedaba en soledad no podía por menos que echar a llorar, si sé que muchos os preguntareis ¿Y porque no se lo decía, o le sugería posturas más eróticas o juguetes alternativos? Su pareja era muy clásica, llegar tumbarse en la cama penetrarla y terminar, así 7 años, si le mencionaba el uso de consoladores o juegos de pareja le insinuaba que eran de prostitutas.

El pobre muchacho solo había conocido el cuerpo de esta chica por lo que la comparación entre una mujer que tiene orgasmos y una que no era imposible lo que le facilitaba a ella la tarea de fingir.

Contrario a lo que la gente piensa fingir 7 años por dedicación a la pareja, miedo, o amor no es saludable para ninguno de los dos, ya que pueden surgir complicaciones más graves de pareja, como que llegue un tercero en discordia y ofrezca lo que no ha tenido nunca un maravilloso orgasmo, en cuyo caso la pareja ya está destruida para siempre.

Como consejo personal si vas a fingir un orgasmo piénsatelo dos veces, hacer daño de manera indirecta a tu cabeza no puede acabar nunca bien.

Tu llamada más caliente