La estimulación anal masculina

Uno de los principales tabúes en un hombre es todo aquello que esté relacionado con su ano. Piensan que si les gusta es posible que tengan algún tipo de tendencia homosexual… cuando esto es totalmente equivocado. Algunos expertos aseguran que el punto G tan solo es un mito, que solo está en la cabeza.
Mito o no, lo cierto es que es posible sentir placer estimulando ciertas partes del ano. A continuación te vamos a dar algunos tips que te van a ayudar a encontrarlo en el cuerpo de tu hombre.

Trucos para encontrar y estimular el punto G de un hombre y lograr la estimulación anal masculina

Relajación

Lo primero que tienes que saber es que el hombre se debe de encontrar totalmente relajado… y que realmente quiera someterse a esta práctica. De lo contrario, puede llegar a ser muy traumática.
El hombre tiene que saber que es perfectamente normal que en esa zona se pueda llegar a sentir placer. Piensa que es el principio del pene por lo que, de alguna forma, está conectado con su sensibilidad y se puede llegar a sentir placer a través de este.

Primeros pasos

Para evitar cualquier tipo de incomodidad es importante, para empezar con el sexo anal, que ella introduzca un dedo perfectamente lubricado en el ano del hombre. Otra alternativa es utilizar un preservativo.
Tienes que pensar que esta zona no ha sido diseñada para ser estimulada de esta manera, por lo que hay que ir con mucho cuidado.

Un masaje

Debes de comenzar dándole un pasaje por la zona perineal y los bordes del propio ano. La idea es poder relajarlo pero, a la vez, conseguir excitarlo. En el momento en el que creas que está todo listo tan solo tendrás que introducir el dedo, pero muy poco a poco.
Piensa que el cuerpo debe de acostumbrarse a esa situación, por lo que las prisas no nos van a venir bien.

A la búsqueda de punto G

Una vez que ya estemos en este paso tan solo tendremos que masajear la zona para encontrarlo. En el momento en el que veamos que nuestro hombre empieza a gemir (aparecerán también pequeños espasmos de placer), sabremos que estamos en el punto correcto.
Es importante preguntarle si le está gustando o si preferiría que lo hiciéramos de otra manera diferente.

Pin It on Pinterest

Tu llamada más caliente