Masajes eróticos, algunos trucos

Cuando hablamos de masajes eróticos es posible que se nos venga a la cabeza señoritas de compañía o casas de citas, pero ¿Sabías que puedes hacerlos tú mismo en casa a tu pareja y que disfrutéis los dos con la experiencia?

Los masajes eróticos no son solo relaciones sexuales con una señorita o en una casa de citas, también se refiere a masajes de pareja que podéis realizaros el uno al otro de maneras muy sensuales para incluso llegar al orgasmo.

 

Masajes eróticos

 

Su origen se remonta hasta Asia donde comenzaron los primeros masajes con fines curativos o medicinales, pero en algún punto de estos se dieron cuenta de que además de curar y sanar excitaban, por lo que se derivaron en varias técnicas y formas de dar los masajes, llegando a nuestros días los curativos por un lado y los eróticos por el otro.

Podemos preparar unos pequeños trucos e instrumentos que harán que el masaje erótico sea todo un éxito.

Necesitaremos un buen aceite aromático que nos guste a ambos, podemos encontrarlos en cualquier droguería, pero si además de ser aromático lo queremos con algún tipo de sabor, o con algún efecto especial, como el frio o el calor, podemos adquirirlo en cualquier sex-shop o incluso en tiendas especializadas online.

A partir de este momento lo que necesitaremos será echarle imaginación al asunto, ya que podremos utilizar desde plumas que estimulen cada uno de los rincones del cuerpo de nuestra pareja, hasta masajeadores eróticos, el limite solo le podéis poner vosotros, descubrid vuestros gustos y pasiones y dejar a vuestra imaginación volar.

Es importante preparar la habitación donde realizaremos el masaje, cuanta más relajación obtengamos más placentero será el momento, podemos preparar unas velas, bajar la iluminación, utilizar aromas como incienso, palitos de naranja… todo lo que haga que nuestra pareja se sienta cómoda y relajada y que a su vez nos guste, ya que los masajes eróticos deben ser pura armonía entre ambos miembros que lo van a realizar.

Lo más importante es la relajación de ambos en el momento de realizar el masaje y el éxito esta asegurado.

 

Tu llamada más caliente