Timidez o vergüenza en las relaciones sexuales

Timidez o vergüenza en las relaciones sexuales Los modelos de belleza en la actualidad hacen que nos replanteemos la belleza de nuestros cuerpos en infinidad de ocasiones, lo que puede llevarnos a experimentar timidez o vergüenza en las relaciones sexuales.

La extrema delgadez, un culo resultón o unos pechos más grandes suelen ser los atributos más deseados.

Los cánones de belleza hacen que cada día más mujeres y hombres sientan que no están cómodos con el cuerpo que les ha tocado incluso haciendo dietas extremas o yendo a gimnasios que prometen cuerpos de culto seguimos a disgusto ya que cada día hay una nueva moda de belleza que nos obliga a estar más delgados o más esbeltos.

Esta vergüenza o rechazo hacia nuestro cuerpo puede llevarnos a una relación sexual frustrada o vergonzosa, ya que no le diremos a nuestra pareja como nos gusta disfrutar por el miedo a que nuestro cuerpo le disguste o no sepamos satisfacer todo lo que necesita.

Lo que la mayoría de mujeres y hombres no comprenden o no quieren comprender es que si estamos manteniendo relaciones sexuales con otra persona es porque les resultamos atractivos, pero les resultamos atractivos tal cual nos encontramos, con nuestras virtudes y defectos ellos han elegido ir a la cama con nosotros por lo que van a disfrutar de cada centímetro de nuestra piel.

Con mucho cariño nuestra pareja puede hacer que lo entendamos y nos soltemos cada vez más en la cama, haciendo que disfrutemos de posturas nuevas, de sensaciones ocultas e incluso podamos pedirle lo que nos gustaría recibir en la cama.

Debemos tener en cuenta que cuando las relaciones sexuales son cosa de dos la otra persona no está haciéndonos el amor por obligación, por lo que pedirle que nos practique algo que nos gusta no debería avergonzarnos y realizar el acto sexual lo más rápido posible para que no vea nuestro cuerpo es un gran error, ya que si ha llegado hasta la cama con nosotras es porque le excitamos esta cómodo y quiere mantener esa relación.

Aprendiendo a querernos un poco más aprenderemos a no tener tanta vergüenza en las relaciones sexuales.

Tu llamada más caliente

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar