Sexting ¿Qué es y en qué consiste?

El msextingundo sexting es uno de los fenómenos que está causando gran furor en Internet, aunque no todo el mundo entiende exactamente a lo que se refiere este término. 

Proviene de la contracción de sex (sexo) y texting (envío de mensajes de texto) y consiste en enviar mensajes, videos y fotos (aunque estos dos últimos se implementaron en el término hace poco) eróticos, pornográficos o sensuales a través de los diferentes dispositivos digitales.

Sin embargo, esta definición se nos queda algo corta: realmente el sexting, o sexteo en español, es mucho más. Otra de sus definiciones, esta más acertada, establece que se trata de seducir con palabras a través de Internet, jugar con los “dobles sentidos”… pero siempre hablando de una forma muy sutil, nada de decir guarradas demasiado explícitas.

En general, podemos concluir en que se trata del envío de mensajes eróticos a través de los dispositivos digitales para sensualizar una conversación y excitarse a sí mismo y a las personas con quienes nos comuniquemos, es decir, crear un ambiente eróticos a través de mensajes.

El sexting es usado, principalmente, por gente joven familiarizada con las tecnologías y más o menos conocedores de los riesgos que puede suponer. Además, la sociedad en la que vivimos permite usar con más libertad este tipo de erotismo, ya que las prácticas sexuales están dejando de ser un tabú.

Fotografías sensuales

Además, esta última definición establece que no consiste en enviar imágenes pornográficas… aunque si algo subidas de tono. La idea está en, aun sin enseñar nada, ser capaz de provocar todavía mucho más que si pasamos una foto estando desnudos.

Para iniciar una conversación “sexting” se empezará hablando sobre temas triviales. Después, si la conversación sigue adelante y se llega a temas más picantes, ya se empezará a hablar sobre este tipo de excitación.

El sexting puede convertirse en una práctica habitual con, por ejemplo, nuestra pareja si nos encontramos lejos el uno del otro o con alguien confidente con quien queramos mantener este tipo de relación.

A continuación te vamos a poner un pequeño ejemplo de doble sentido.

Un ejemplo de conversación sexting

Tu: Hoy si que tengo un gran dolor de cabeza.
Ella: Vaya… lo siento, espero que te mejores.
Tu: Aunque es cierto que no es lo único que tengo grande hoy.

Esto tan básico y tan absurdo es una introducción a una conversación sexting.
Como ya hemos comentado en el primer párrafo, existe mucha confusión en base a este término y hay personas que piensan que tan solo se trata de enviar pornografía mientras que otras establecen que tan solo es una manera para poder excitar por Internet.

lineas calientes

Riesgos de practicar sexting

El sexting, aunque una forma sensual de comunicarse, posee algunos riesgos.

Quizás creas que los mensajes, fotos y videos eróticos que puedas mandar quedarán entre un grupo reducido de personas (normalmente tú y una única persona a la que se manda), pero existe la posibilidad de que estas fotos se difundan por la red.

Se conocen casos como los de Jennifer Lawrence o Scarlett Johansson en los que la información fue extraída por hackers de sus teléfonos móviles y, más tarde, publicada en las redes sociales.

Y aunque un hacker no esté interesado en divulgar nuestra información más íntima, la otra persona puede ser quien la divulgue. Este caso se suele dar en adolescentes, quienes también son la gran mayoría que practica el sexting. Un ataque de celos, rencor guardado o un simple cabreo ocasiona que, con un par de clicks, el texto, foto o video esté disponible para toda persona que quiera verlo.

Hay que tener en cuenta que estos casos son violaciones de la privacidad y, por ende, son ilegales, pero una vez el caso está solucionado jurídicamente, no se pueden borrar las imágenes en la cabeza de la gente. El daño está hecho.

Por esto, hay que tener mucho cuidado con el sexting. Seleccionar cuidadosamente a las personas con quienes interactuamos en esta práctica para reducir el riesgo de que se difundan imágenes innecesariamente conocidas por los demás y cuidar el contenido que se manda, ya que un paso en falso puede suponer la pérdida de nuestra privacidad.

Como practicar el sexting

Lógicamente, hay que empezar una conversación, normal y corriente, que irá dando paso a una más subida de tono a través de mensajes provocativos, con sentidos dobles… Hay que crear ambiente.

Es importante saber que la otra persona busca lo mismo y tener confianza con esa persona ya que, como hemos dicho antes, puede ser peligroso no conocer a quien está al otro lado.

Si es así, se puede comenzar directamente a chatear en un tono picante, pero si no, hay que ir poco a poco creando el ambiente para sextear.

Una de las ventajas que tiene el sexting es que es muy sencillo y práctico, ya que solo es necesario un poco de imaginación para enviar mensajes o hacer fotos insinuantes y eróticas, aunque hay que tener un poco de cuidado para que las fotos no contengan cosas que puedan cortar el rollo.

Una vez sabiendo esto, hay algunos consejos que pueden ser útiles:

–Es mejor hacerlo después de haber tenido relaciones físicas o si estás nunca van a ocurrir ya que , de lo contrario, puede generar altas expectativas que no se cumplan cuando llegue el momento y, por ende, que sea un chasco el primer contacto físico.

–No es muy recomendable hacer uso de emoticonos, ya que estos hacen que la conversación pase de ser sensual a informal.

–Expresar los sentimientos es una buena manera de crear el ambiente, ya que genera emociones en la otra persona.

–Así mismo, contar las fantasías sexuales ayuda también a entrar en situación.

–Lo más importante de todo es… relajarse. Si te sientes libre y tranquilo es mucho más fácil mandar mensajes provocativos y fotos imaginativas. Pero si estás tenso, puede ser que ni siquiera se llegue al punto en el que comenzar a sextear adecuadamente.

Tu llamada más caliente