Diferentes tiempos en la cama

Algunas personas se preocupan hasta el punto de llegar a la obsesión sobre los tiempos en la cama, se siente irritados o incluso molestos si alcanzan el orgasmo antes o después que su pareja, pero lo que desconocen es que llegar a la vez es algo que requiere de confianza mutua, paciencia y mucho entrenamiento. Tener diferentes tiempos en la cama a la hora de practicar sexo puede llegar a ser un gran problema.

Tips para llevar los mismos tiempos en la cama y sincronizarse

Algunos trucos o consejos pueden hacer que sincronicéis el orgasmo, pero sobretodo debéis tener mucha paciencia ya que no lo conseguiréis de un día para otro.

Es importantísima la comunicación visual, viendo los gestos y expresiones de tu pareja sabrás en todo momento si está a punto de llegar al orgasmo o si por el contrario aún le falta algo de tiempo.

Los juegos eróticos preliminares son muy importantes para la mujer, ya que tardan entre 5 y 7 minutos más que el hombre en estar al 100% por lo que si queremos llegar a la vez al orgasmo comenzaremos la penetración o los juegos mutuos un poco después que ellas.

Detenernos cuando estamos al máximo si nuestra pareja aún no está en ese nivel puede ayudar a tener el orgasmo al mismo tiempo, para esto es necesaria una buena comunicación sexual ya que la otra persona puede interpretar que no nos está gustando y cortarse del todo, bastara con explicarle que está a punto y que parara hasta que la otra persona también lo este.

Existen algunos ejercicios para retrasar la eyaculación masculina, en el caso de desear utilizar este tipo de método lo más recomendable es acudir a un sexólogo y pedirle toda la información necesaria para evitar dañarnos en el intento.

El sexo es cosa de dos, por lo que preocuparnos en exceso de los tiempos en la cama es algo absolutamente innecesario, es más importante disfrutar del momento y hacer disfrutar a nuestra pareja sin estar pendientes de quien acaba primero y por supuesto no frustrarse por ello, aunque la otra persona acabe antes no tiene por qué dejar de darnos el placer que necesitamos para acabar nosotros, solo es cuestión de hacerle saber que nos falta un poquito más.

Pin It on Pinterest

Tu llamada más caliente