Hablar sucio con tu pareja, cómo hacerlo bien

Hablar sucio con tu pareja no siempre es fácil. Tú te estarás preguntando si lo que sale de tu boca está bien en una conversación sexual, ya sea telefónica o en pleno acto, y por eso quiero mostrarte, dada mi experiencia, algunas frases que puedes evitar para no “cagarla” mientras mantienes una charla caliente.

Nunca, jamás, hacer comparacionesHablar sucio con tu pareja

Lo mejor es no hacer comparaciones durante el sexo telefónico. Aunque puedes pensar que tu pareja se tomará bien el escuchar frases como “Eres el mejor amante que he tenido”, o “Haces unas mamadas como nadie “,frases que realmente pueden parecerte inofensivas, estas frases pueden conducir a pensamientos por parte de tu amante o pareja como “¿Me pregunto cuántas personas han intentado esto antes con el?” lo que siempre puede inducir a preguntas incómodas y a conflictos.

Este tipo de frases durante el acto sexual es mejor que sean evitadas ya que a nadie le gusta ser comparado con otra persona cuando se trata de relaciones íntimas sin importar si fue hace mucho tiempo que las tuvieras o son sobre un antiguo matrimonio ahora disuelto. Este tipo de frases podrían ser utilizadas para alimentar los celos en la persona con la que está.

No tiendas a hablar sucio con tu pareja en todos tus actos sexuales

Una charla caliente donde se emplean frases sucias no tiene por qué suceder cada vez que tenga una experiencia sexual y eso has de tenerlo muy claro. Hay encuentros donde miradas, caricias y emociones permiten que el silencio sea perfecto. Si sientes que es uno de esos “momentos” simplemente sonríe, alza tu mano hasta los labios de su amante y solo di un “Shhhh … bebé sólo quiero oírte gemir esta noche.” (Te aseguro que esta frase la dejará helada)

 

Busca siempre la diversión, el establecimiento de roles a la hora de hablar sucio con tu pareja mientras mantienes relaciones y cuida al máximo todos los detalles (aquí tienes algunas de las mejores palabras o frases que la pondrán a tope) ya que algo fuera de contexto puede hacer de una situación caliente y morbosa algo desastroso.

Tu llamada más caliente