Algunos mitos sexuales femeninos

¿Crees saber todo sobre las mujeres y su mundo sexual? Probablemente haya cosas que conozcas a la perfección y otras en las que estés muy equivocado. Es peligroso creerse algunos mitos sexuales femeninos sin haber comprobado si son realmente ciertos.

Es por ello por lo que os hemos preparado unos cuantos mitos que han quedado completamente desmentidos.

 

La mujer necesita menos sexo que el hombre: Esto realmente no es así, solo que, como se suele decir, una mujer es capaz de disimularlo mejor. Sin embargo, biológicamente la mujer tiene deseos similares al hombre y por eso tiene un apetito sexual bastante similar.

 

Himen y virginidad: Algunos hombres creen que el himen solo se puede romper en el momento en el que la mujer pierde la virginidad… pero también puede ocurrir, por ejemplo, con el uso de tampones o con la realización de algunas actividades.

 

Todo ocurre en el mismo agujero: En realidad en la zona íntima de la mujer nos encontramos dos agujeros: la uretra y la vagina. Uno de ellos sirve para la evacuación de la orina y el otro es el que permite la comunicación de la vagina con el exterior (donde se evacua la sangre al mes, por donde ocurre el parto y por donde el pene es capaz de penetrar).

 

El tamaño de los seños afecta a la lactancia: Otro de los mitos más extendidos. No importa el tamaño de los pechos a la hora de amamantar, solo la cantidad de líquido que se consuma para regenerar la leche.

 

Las mujeres que tienen los pechos más pequeños no son tan ardientes: Algunos hombres tienden a relacionar la fogosidad de una mujer con el tamaño de sus pechos. Realmente puede tener algo que ver con su estado de ánimo… pero biológicamente no tiene sentido.

 

Tu llamada más caliente