Experiencias sexuales dolorosas

Hay experiencias sexuales que pueden acabar resultándonos tremendamente dolorosas sin importar si somos hombre o mujer, debemos saber que si esto ocurre hay un problema y debemos tratarlo a la mayor brevedad. En este artículo vamos a hablar sobre las experiencias sexuales dolorosas.

¿Por qué se producen las experiencias sexuales dolorosas ?

El dolor en las mujeres suele deberse a experiencias sexuales previas en las cuales se ha sufrido algún tipo de trauma por el cual ahora las penetraciones son doloras, la mujer suele cerrar las paredes del útero de forma involuntaria impidiendo el paso del pene y provocando que le duele y no pueda ser penetrada. Esto tiene solución si se acude a un buen psicólogo sexual que nos oriente sobre cómo podemos actuar y nos recomiende ejercicios pélvicos para fortalecer la zona y ser conscientes cuando estamos cerrando las paredes vaginales.

En el caso de los hombres el dolor puede ser provocado por una operación con secuelas leves en el pene, lo cual impide que puedan penetrar a la otra persona a la hora de hacer el amor sintiendo un terrible dolor en el glande o en el mismo pene.

Las experiencias sexuales dolorosas no son para nada normales ni naturales, si tenemos una pareja estable lo mejor es hablarlo con mucha naturalidad y confiar en que nos ayudara y comprenderá para superarlo juntos.

En el caso de la mujer puede ser la enfermedad más comúnmente llamada como Vaginismo, esta enfermedad se produce la mayoría de las veces por una enfermedad de transmisión sexual mal curada (ETS), provocando una inflamación de la zona vaginal, impidiendo cualquier relación sexual si no es con dolor, si este es el caso lo más adecuado es llevar una higiene íntima más exhaustiva de lo habitual y tratar esa zona íntima con más cuidado.

Si la mujer no presenta ningún problema psicológico y tampoco físico quizá sea un problema de escasa lubricación, por lo que es recomendable que realice juegos previos de masturbación, caricias, o incluso a jugar con lubricantes de sabores o estímulos, esto conseguirá que en el momento de la penetración no sienta dolor en absoluto y pueda disfrutar de la relación sexual con total normalidad.